13 razones por las que empecé a practicar yoga y dejé el gimnasio.

Date

Mucha gente me pregunta si además de hacer yoga, voy al gimnasio o hago otro tipo de deporte. La respuesta es no. Y la gente se sorprende… Sólo practico yoga. Eso sí, lo hago 6 días a la semana, sí todos los días y voy variando de estilos. (descanso el sábado para tomarme mis vinitos el viernes por la noche) Ashtanga y Jivamukti son mis favoritos y dos veces al mes practico Yin-Yoga 

Las razones por las que prefiero hacer yoga antes que una clase de gimnasio son muchas, muchísimas. 

1. El yoga trabaja no sólo tu cuerpo, también tu mente y tu espíritu.

Así es, el yoga me ayuda a tonificar mi cuerpo, pero mientras lo hago, me ayuda a estar conectada con el momento, con el aquí y ahora, despejando cualquier pensamiento de mi mente, además mi espíritu se recarga con energía positiva.

2. El yoga no solo me ayuda a trabajar mi cuerpo por fuera, también lo hace por dentro. En una práctica de una hora, se hacen muchas posturas de flexión hacia adelante, de torsión y estiramientos, eso ayuda a que todo mi sistema digestivo, circulatorio, linfático se activen y mejoren su funcionamiento. Es la mejor manera que encuentro de desintoxicar mi cuerpo y aumentar el flujo de sangre a la cabeza y el corazón, mejorando el sistema cardiovascular. Y todo esto sucede mientras fortalezco mis músculos. 

3. El yoga me enseña a aceptarme como soy. 

Este es uno de mis puntos favoritos, y es que el yoga te enseña a quererte tal cual eres. Me ayuda a creer que soy perfecta así como soy, con mis fortalezas y mis debilidades. Me ayuda a aceptar mis límites para poder afrontarlos con compasión. 

4. Con el yoga me concentro en mí misma.

En la mayoría de clases de yoga no existen los espejos, ya que con yoga queremos mirar hacia dentro. Sólo puedo pensar en el músculo que estoy trabajando o los órganos que se están masajeando y observar mi mente o mis emociones.

5. Con el yoga me siento más esbelta y mucha gente me pregunta si he crecido 😉

Y es que mientras estoy estirando mis músculos y fortaleciéndolos, todo mi cuerpo tiene una apariencia distinta, mejoro mi postura y mi forma de caminar. 

6. Con yoga no necesito material extra, solo mi esterilla.

En general en las clases de gimnasios, se utilizan pesos para fortalecer la musculatura o otro tipo de material. En yoga sólo trabajo con el peso de mi cuerpo. Por medio de diferentes asanas o posturas todo mi cuerpo se va fortaleciendo y musculando, cuando se trabaja con pesos, el ejercicio se limita sólo a un músculo en lugar de a varios, tardando mucho más tiempo en notar los beneficios. 

7. El yoga me lo puedo llevar donde quiera o practicarlo en casa. 

Siempre prefiero ir a un estudio de yoga, por la energía que hay y porque la experiencia es bastante mejor y me concentro más. Pero lo bueno del yoga es que puedo practicarlo en mi casa o allá donde vaya.

8. El yoga es amable con mi cuerpo. 

Lo que no significa que no sea una práctica intensa, y si no me crees prueba una clase de Ashtanga… El yoga calienta mi cuerpo y trabaja la musculatura pero de una forma amigable, respetando y escuchando a mi cuerpo. Además en una clase vamos trabajando desde posturas más fáciles, moviéndonos a través de asanas para llegar a las más exigentes. 

9. Con yoga ya no tengo dolores de espalda y ha mejorado mucho cualquier molestia. 

Con los estiramientos estamos ablandando el músculo además de abrir un canal de energía. El estar trabajando mi flexibilidad mantiene a los músculos y ligamentos lubricados y sanos, mientras que los ejercicios de peso en un gimnasio sólo causan estrés a los músculos. 

10. Con yoga aprendí a respirar.

Normalmente cuando trabajamos bajo mucho estrés, solemos respirar mal y de forma torácica (ósea en el pecho). Cuando no respiramos de forma profunda y utilizando toda la capacidad pulmonar, no somos capaces de pensar correctamente y de forma calmada y es muy fácil que nos cansemos antes. El yoga se centra en la respiración principalmente así que cuando más lo necesito, esas respiraciones amplias y profundas son mi solución.

11. Yoga reduce el estrés.

La mayoría de clases incluyen una pequeña meditación o al menos sí o sí pasas por savasana. Savasana es la postura de relajación, en la que mi mente se puede relajar y tomar un pequeño respiro. Se para el mundo por unos instantes. El yoga me ayudó a enfrentarme a situaciones difíciles de una forma más ecuánime. 

12. Con yoga mejora mi concentración.

Durante una clase de yoga sólo puedo concentrarme en mi respiración, las posturas y mirar hacia adentro. Cualquier otro asunto o tarea se queda fuera de mi práctica.

13. El yoga me ha hecho mejor persona. 

Con el yoga aprendí a respetar y entender a los demás. A empatizar con los otros y aceptar a todos como son. Aprendo a disfrutar más de los momentos presentes y de lo que de verdad es importante en la vida. 

Creo que estas son las razones más importantes para mí, pero podría enumerar alguna más. Espero inspirarte a que te animes y pruebes este increíble estilo de vida. Puedes venir a probar mis clases y empezar poco a poco respetando y escuchando tu cuerpo.(#sanación #yoga #meditación #gimnasios #beneficiosdelyoga #yogavsgimnasios #fitness #ashtanga #jivamukti)

Otros
POSTS